Capital Hidalgo
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / 

¿Qué harán los nuevos desempleados?

Eduardo Ruiz-Healy
Eduardo Ruiz-Healy erhdemo@capitalmedia.mx
Hace 3 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Cientos de personas se quedaron sin empleo al concluir los trabajos de la pasada legislatura federal, la LXIII, e iniciar sus funciones la nueva, la LXIV, controlada totalmente por Morena.

Gran parte de los nuevos desempleados trabajaban como asesores de senadores y diputados de todos los partidos. Algunos de ellos cobraban más de 100 mil pesos brutos cada mes, algunos expedían sus recibos con montos menores. Algunos trabajaban realmente mientras que otros sólo se presentaban a cobrar sus honorarios. Algunos eran verdaderos expertos en el tema sobre el cual asesoraban al legislador que los contrató, otros se limitaban a ganar dinero sin trabajar porque o eran parientes del senador o diputado que fungía como su jefe o recomendados de algún amigo de éste. Lo peor de todo es que los que se limitaban a cobrar por no trabajar muchas veces le daban el total de sus honorarios al legislador que los contrató, quien así obtenía un ingreso adicional totalmente libre de impuestos.

Entre los muchos abusos que ha hecho del poder nuestra clase política está precisamente el de contratar o dizque contratar a un elevado número de asesores, reales o de mentiras.

En 2017, en el Senado de la República había mil 500 asesores que nos costaron a todos los mexicanos poco más de mil millones de pesos, cantidad exagerada si tomamos en cuenta que lo que se le pagó ese año a los 128 senadores, 458 funcionarios de alto nivel, 593 trabajadores sindicalizados, 87 de confianza y 271 profesionistas del Servicio Civil de Carrera fueron 435 millones de pesos.

En la anterior legislatura, en la Cámara de Diputados fueron 2 mil 467 las personas que, como asesores de los legisladores, cobraron puntualmente sus honorarios.

Nos costaron en 2017 la friolera de poco más de 372 millones de pesos.

En mayo pasado los asesores de ambas cámaras fueron liquidados, erogándose para ello centenas de millones de pesos. Sólo en el Senado se gastaron 300 millones de pesos para liquidar a los asesores y trabajadores de confianza.

En la anterior Cámara de Diputados, mil 325 personas supuestamente asesoraban a los diputados priistas, 397 a los perredistas, 287 a los panistas, 172 a los morenistas, 117 a los emecistas, 85 a los panalistas, 63 a los verdes y 21 a los pesistas. Esto significa que el promedio de asesores para cada diputado, según su partido fue: Panal: 7.7; PRD: 7.4; PRI: 6.5; MC: 5.9; Morena: 3.7; PAN: 2.6; PES: 2.1; PVEM: 1.6.

¿Qué harán ahora estos asesores desempleados? La verdad es que la mayoría de ellos no encontrarán acomodo en la nueva legislatura; menos dentro del sector privado. Algunos serán contratados por algún gobierno estatal o municipal o un congreso local. Algunos, quizá, darán clases en alguna universidad seria o patito.

Pero un alto porcentaje que se acostumbró a ganar dinero sin trabajar, difícilmente encontrará empleo. A casi todos les llegó la época de las vacas flacas después de haber abusado de las grandes fallas del sistema.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Cámara de Diputados clase política desempleados LXIII legislatura LXIV Legislatura mayoría morena senado
MÁS DE OPINIÓN

¿La cuarta transformación?

Hace 3 semanas
Vladimir Galeana

Vivan los héroes que nos dieron PRI... perdón... patria... ...

Hace 3 semanas
Carlos Ramirez

El mito de la juventud de nuestro país

Hace 4 semanas
Eduardo Ruiz-Healy
Eduardo Ruiz-Healy

Con ACME o sin ACME… seguiremos igual

Eduardo Ruiz-Healy