Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Martes 23 de Julio 2019

Martes 23 de Julio 2019

UnidadInvestigación
| | |

POR SENTIDO COMÚN: Red hospitalaria

Foto Capital Media
|
29 de Marzo 2016
|

En el Pachuca de los años setentas y ochentas, la población en general, que pretendía acceder a los servicios de salud, sólo tenía tres opciones.

En el Pachuca de los años setentas y ochentas, la población en general, que pretendía acceder a los servicios de salud, sólo tenía tres opciones.

La primera fue el recientemente derruido Centro de Salud Jesús Corona del Rosal, que por años, atendió a quienes carecían de beneficios como el Instituto Mexicano del Seguro Social y del ISSSTE (Instituto de Seguridad Social y de Servicios para los Trabajadores del Estado).

Un segundo nivel, precario por cierto, pero muy útil para las exigencias del momento, fue el Hospital Civil, que tras varios lustros de atender a población abierta, tuvo que cerrar sus puertas, para transformarse en un recinto universitario vinculado a la salud.

El vetusto Hospital del Niño, recibió entre los ochentas y noventas, el impulso de Alejandra Mora de Lugo, para convertirse en un espacio digno y atender a infantes no sólo de Hidalgo, sino de otras entidades del centro del país.

Años más tarde, abrió sus puertas el Hospital General de Pachuca, que durante las décadas de los ochentas y noventas y hasta ahora, recibió a miles de pacientes de condición económica vulnerable.

Las otras clínicas, es decir, las del ISSSTE y del IMSS, permanecieron en su dinámica de atender, fundamentalmente y con bastantes carencias, a los beneficiarios de estos sistemas.

Fue hasta el pasado sexenio estatal, cuando el gobernador de ese momento, Miguel Ángel Osorio Chong, emprendió una estrategia regional, que permitiera acercar los servicios de salud a las localidades de Hidalgo marcadas por su marginación y su sistemático crecimiento poblacional.

Huejutla de Reyes, Ixmiquilpan, Tula de Allende, Apan y Huehuetla, fueron algunos de los municipios donde se construyeron los hospitales regionales, mismos que permitieron una mayor cobertura en la entidad, espacios de salud que incluso, se abrieron a pacientes provenientes de otros estados del país.

Y aunque la historia del Hospital Regional de Tulancingo parece distinta, la realidad es que ese nosocomio, inaugurado ayer por el presidente Enrique Peña Nieto, obedece a la misma estrategia, es decir, acercar los servicios de salud a todas las regiones de Hidalgo.

Este breve recuento denota invariablemente avances en materia de salud, especialmente en materia de infraestructura, sin soslayar, desde luego, la importancia de las clínicas regionales y los centros de salud edificados a lo largo y ancho de la geografía hidalguense.

Este lunes, el presidente de México y el gobernador Francisco Olvera, entregaron un nuevo y necesario espacio de salud a los habitantes de Tulancingo, que servirá, se entiende, lo mismo a los habitantes de Santiago Tulantepec, que de Cuautepec, Metepec, Acatlán, Acaxochitlán o Agua Blanca.

Y sin embargo, el reto ahora es calidad y calidez, un compromiso de los trabajadores del Sector Salud bajo la lupa de entes como la Comisión de Derechos Humanos.

Ojalá que la suma de esfuerzos supere a los discursos, es la salud y la vida de los hidalguenses.

 

JAMM

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Más notas

Tuzobús, entre conflictos: Semot [Leer más]

Frenar recorte a estancias: PRD [Leer más]

Entrega Fayad apoyos en la Huasteca [Leer más]

Hidalgo aún no cuenta desaparecidos tras explosión en ducto [Leer más]

Recomendados