Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Domingo 16 de Diciembre 2018

Domingo 16 de Diciembre 2018

UnidadInvestigación
| | |

Pacto de civilidad, ¿para evadir responsabilidades?

Edmundo Pineda Foto Capital Media
|
08 de Enero 2018
|

La muerte de una mujer el pasado fin de semana en la Ciudad de México, es un mal mensaje que envían los partidos políticos a todos los mexicanos.

Hoy más que nunca, es inaceptable el dicho popular que reza, “en la guerra y en el amor todo se vale”.

Esta frase, de ninguna manera justifica los actos rupestres y criminales, cometidos por simpatizantes del Partido de la Revolución Democrática y del Movimiento de Regeneración Nacional.

Las imágenes que se difundieron de ese enfrentamiento, evidenciaron nuevamente la violencia que impera en ambas expresiones políticas, conducta que ha permanecido como método y fin en la vida interna de esos partidos.

A bote pronto, la intención de Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, por dar paso a un acuerdo de “civilidad” parece acertada.

Sin embargo, el estado de derecho, exige a las autoridades sancionar a todos los sujetos que incurran en eventos deplorables, como los sucedidos en la delegación Coyoacán, en la capital del país.

Por ello, es de suponer que Claudia Sheinbaum, aspirante a jefa de gobierno tiene razón, al exigir que antes de un pacto de civilidad, la autoridad debe hacer que la ley prevalezca.

Los gobiernos no deben convertirse en cómplices de los que a través de la violencia, intentan infundir miedo entre la sociedad.

Derivado de los golpes que sufrió la mujer, que para su infortunio estuvo en medio de la gresca, es que perdió la vida y, su deceso, parece importar poco a la autoridad de Coyoacán, emergida del Partido de la Revolución Democrática, que nada hizo por detener los actos vandálicos ocurridos durante el mitin político celebrado en esa demarcación.

El deceso de la mujer es un duro llamados a toda la clase política del país.

A los gobernantes, porque les recuerda su obligación de proteger a los ciudadanos en un evento de vital importancia para el desarrollo democrático de México.

Mientras que a los militantes y simpatizantes de los partidos políticos, les dice que la violencia no es el camino al desarrollo que desea la sociedad mexicana en su conjunto.

La violencia ocurrida entre simpatizantes y militantes del PRD y Morena, parece tener detrás una “mano que mece la cuna”, desequilibrio mental de autoridades locales emanadas del sol azteca, que buscan reventar así al adversario, para mantener cotos de poder en lugares donde la ciudadanía parece estar harta de ineficiencias y cacicazgos.

Faltan seis largos meses para que ocurra el desenlace electoral, en tanto, ya hay una víctima de la lucha por el poder.

Ojalá y que todas las expresiones políticas de México eviten nuevas páginas de violencia, que derivan en luto y solo exacerban el coraje social contra la clase política.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Bancada morenista aprueba Ley de Fiscalía General sin cambio [Leer más]

Morena impugnarán resolución sobre Ley de Remuneraciones [Leer más]

Presidente de Morena debe ser fundador, insisten militantes [Leer más]

Denuncia PAN 'mano' de Morena por protestas en el Congreso [Leer más]

Recomendados