Capital Hidalgo
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / Las Mujeres Determinamos el Rumbo de Nuestro País

LEER PUEDE CAMBIAR AL MUNDO

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 2 años
Facebook Twitter Whatsapp

En México, alrededor del 36% de la población lee por necesidad, es decir, por motivos relacionados al trabajo o la escuela. De ellos, el 45% lo hacen por menos de una hora diaria y cerca de un 36% por una hora al día o más. Aunque la mayoría de la población lee por gusto, la realidad es que los mexicanos, en promedio, leemos sólo cinco libros al año.

El 23 de abril se conmemora el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, una fecha creada para rendir un homenaje universal a los libros y autores, alentando a todos y en particular a los jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y a valorar las irremplazables contribuciones de aquellos que han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad.

Además es una fecha simbólica porque fue precisamente un 23 de abril de 1616 cuando la humanidad se despidió de Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare, personajes emblemáticos de la literatura universal.

Leer va más allá de un hábito, de una necesidad o de una obligación. Leer contribuye a cambiar la realidad en la que vivimos y ayuda a conocer o entender la vida en otras épocas o en otros lugares de nuestro planeta. También contribuye a desarrollar nuestro propio mundo a través del conocimiento y la puesta en práctica de lo aprendido.

La lectura está asociada a los libros y a la tecnología. Esta última, en los años recientes, ha tenido un impacto positivo sobre los hábitos de lectura ya que la tecnología facilita el acceso a contenidos que antes sólo podían consultarse en bibliotecas o librerías y ello permite que cada vez más personas estén interesadas en leer.

No obstante, es importante tratar de identificar las causas más relevantes que propician el bajo rendimiento de la población en esta área. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Lectura y Escritura más del 70% de la población expresó que la principal razón para no leer o por la cual no leería es la falta de tiempo, mientras que la segunda es la apatía o el aburrimiento que les produce, como declaró el 21% de los encuestados.

Por lo tanto, las políticas que se han creado y que seguirán fomentando la lectura deberían impactar precisamente en los factores que causan la falta de tiempo, la apatía y el aburrimiento.

En cuanto al tiempo, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México es el país cuya población más horas trabaja. Se estima que cada persona trabaja 2 mil 237 horas al año, mientras que el promedio de la población mundial es de mil 770 horas al año.

Por lo que hace a la apatía y el aburrimiento, probablemente tienen su origen en un concepto erróneo sobre el contenido de los libros o la actividad de leer, a veces propiciado por los padres o simplemente por el entorno en que se desenvuelven.

Tomando en cuenta estos factores, quizá lo más conveniente sea precisamente aprovechar la tecnología para hacer más dinámicos los contenidos y hacer que las personas aprovechen sus momentos de ocio para dedicarlos a leer, bajo la idea de que la lectura puede cambiar al mundo.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS carolina viggiano lectura
MÁS DE OPINIÓN

¿La cuarta transformación?

Hace 3 semanas
Vladimir Galeana

El mito de la juventud de nuestro país

Hace 3 semanas
Eduardo Ruiz-Healy

Con ACME o sin ACME… seguiremos igual

Hace 4 semanas
Eduardo Ruiz-Healy
Eduardo Ruiz-Healy

La crisis de los priistas

Eduardo Ruiz-Healy