Capital Hidalgo
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / Por Sentido común

Hacer ciudadanía, deuda de gobiernos y partidos

Edmundo Pineda López
Edmundo Pineda López correo2345@correo.com
Hace 9 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Inseguridad, precariedad económica y corrupción serán los factores que determinen la decisión electoral en 2018. El que está a punto de fenecer ha sido para los mexicanos un año difícil, muy duro desde el principio.

A escasos días de que se cumpla el primer año de las movilizaciones contra el socialmente llamado gasolinazo, es posible que partidos y aspirantes a cargos de elección popular tomen esa bandera.

Lo harán como instrumento de beneficio electoral y político, sin que las protestas incidan favorablemente en los bolsillos de la clase trabajadora, como siempre ocurre.

Y aunque el microsalario fue modificado, ello lamentablemente, no mejora el poder adquisitivo de las mayorías, pues según las estadísticas oficiales (muy cuestionables por cierto), el impacto de la pobreza y pobreza extrema afecta a un creciente número de millones de mexicanos.

La transición política de PRI a PAN y luego a PRI, no pudo en estos 17 años transformar de fondo el rostro de las comunidades marginadas en los estados poblados por distintas etnias.

Oaxaca, Chiapas y Guerrero encabezan la lista de las entidades con mayor pobreza de sus habitantes, tal y como ocurría antes de asomarnos al presente siglo.

Es decir, la transición política y la oferta de los actores fue incapaz de resolver los desequilibrios y la inequitativa distribución de la riqueza.

A la par, el surgimiento de “nuevos ricos”, producto de la corrupción prevaleciente en las esferas gubernamentales y políticas, hacen que el enojo social y la desconfianza hacia los gobiernos prevalezca por encima del quehacer gubernamental, a veces acertado, aunque no en todos los casos.

Candidatos del PAN, del PRI, de Morena, del PRD, de Panal y otras expresiones hacen una danza para atraer hacia ellos la confianza ciudadana, y mientras recorren histriónicamente la geografía del país, prometen evitar caer en conductas que llevaron a la cárcel a correligionarios surgidos de las filas de esas expresiones.

Y contra la inseguridad, la guerra declarada al narco, por el esposo de Margarita Zavala, que sin méritos aspira a gobernar al país, fue una estrategia fallida, que dejó como saldo miles de asesinatos y desaparecidos.

La recientemente aprobada Ley de Seguridad Interior, instrumento que jamás fue socializado, ha sido severamente cuestionada, no sólo por la forma en que fue aprobada, sino porque podría vulnerar los derechos humanos.

Y pese a esta condición prevaleciente, hay para la clase política un reducto mediante el cual se estarán infiltrando en el ánimo de los electores, pues hacer ciudadanía no ha sido prioridad para ningún gobierno, se entiende que hacerlo, sería algo así como destapar una caja de Pandora en la antesala del relevo en el poder.

 

licpinedalopez@gmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

¿La cuarta transformación?

Hace 2 semanas
Vladimir Galeana

Vivan los héroes que nos dieron PRI... perdón... patria... ...

Hace 2 semanas
Carlos Ramirez

El mito de la juventud de nuestro país

Hace 3 semanas
Eduardo Ruiz-Healy
Eduardo Ruiz-Healy

Con ACME o sin ACME… seguiremos igual

Eduardo Ruiz-Healy