Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Viernes 14 de Diciembre 2018

Viernes 14 de Diciembre 2018

UnidadInvestigación
| | |

¿El problema es Nueva Alianza?

Edmundo Pineda Foto Capital Media
|
04 de Enero 2018
|

Desde los tiempos de Elba Esther Gordillo Morales, presidenta “vitalicia” del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, los dirigentes del SNTE se han hecho llamar estabilizadores sociales.

Eso me lo dijo sin “empacho” Mirna Hernández, ex dirigente de la sección XV de ese gremio en Hidalgo, que se involucró en problemas legales, tras la traición de la que fuera objeto por parte de Sinuhé Ramírez, ex dirigente de esa agrupación en el estado.

“Somos estabilizadores responsables”, me respondió cuando le pregunté sobre las movilizaciones, que en otros estados de la República, como Oaxaca, llevaba a cabo la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Porque en realidad, la dirigencia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, tiene miedo de agitar las aguas y que en una movilización queden rebasados por las bases magisteriales, bases que están hartas de ver la manera en que sus líderes se convierten en nuevos ricos y corrompen los escenarios de la educación en favor de sus intereses.

Si, el Partido Nueva Alianza, menor conocido como PANAL se convirtió en un problema para el sistema democrático, pues en su afán de conseguir espacios de poder, lo mismo apuesta al cielo y al infierno, al coaligarse lo mismo con la ultraderecha representada por el Partido Acción Nacional, que con el Partido Revolucionario Institucional.

Por eso es que el PANAL Representa un problema para el resto de los partidos, pues si bien pueden lograr cierta movilización a la hora de los procesos locales, la mayoría de las veces asumen el rol de la “aventurera” al intentar vender muy caro su amor.

Por eso es que, a punto de concluir el plazo de ley para el registro de alianzas ante el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo, para el proceso local que renovará al poder legislativo, las cosas se habían complicado al grado de la incertidumbre.

Y es que los sentidos se les llenaron de “exquisitez” a los dirigentes de Nueva Alianza, al asegurar que por sí solos, los del PANAL aseguraban, al menos, 8 distritos para ganar en Hidalgo, cuota que exigían para firmar la coalición con el Verde Ecologista y el Revolucionario Institucional.

Tan exquisitos como Sinuhé Ramírez, el titiritero de Luis Enrique Morales, como si hubiera hecho algo por la educación en Hidalgo, al menos equiparable a los logros de algunos de sus antecesores en un gremio, en el que por cierto, prevalecen las prácticas de terrorismo sindical, por ejemplo.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Partidos en Hidalgo recibirán prerrogativas pero sin aumento [Leer más]

Tribunal Electoral confirma pérdida de registro del Panal [Leer más]

En 2019 podría haber dos partidos de NFL en México [Leer más]

Inician Foro Estatal de Consulta participativa en Hidalgo [Leer más]

Recomendados