Capital Hidalgo
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / 

Después de las campañas, ¿qué?

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 2 años
Facebook Twitter Whatsapp

Poco se gana al hilar, pero nada se gana al mirar

Refrán popular

Las campañas políticas son un enorme gasto que en nada beneficia al pueblo y es un derroche de basura. Los candidatos de cualquier partido, hacen las mismas promesas escuchadas en anteriores elecciones. No hay nada nuevo que pudiera paliar en parte la pobreza de la gente. Los ciudadanos están a merced de los tres niveles de gobierno; en los tres pagan impuestos y se recibe en contraparte, muy poco.

Ningún candidato ha señalado que los impuestos van a bajar, que se invitará a inversionistas para que creen fuentes de trabajo. Se han concretado a señalar que se combatirá la delincuencia. No han tomado en cuenta que la gente delinque por la pobreza; si hubiese fuentes de trabajo, los jóvenes no serían presa fácil de la delincuencia organizada.

Algunos candidatos, de plano se nota que han tomado clases de actuación, engolan la voz, la modulan, hablan fuerte cuando la gente se ve interesada. En fin, actuación pura de telenovela barata.

Otros que se llaman independientes, la mayoría han participado en determinados partidos, pero como no fueron tomados en cuenta, siguen el camino del Bronco, con el único objetivo de llegar al poder, nunca para servir al pueblo. Al tiempo.

La cantidad de propaganda, que no es más que dinero tirado a la calle, no deslumbra a los ciudadanos, por desgracia ya se acostumbraron algunos a que les compren su voto con una despensa, cuando bien les va; otros con una torta y un refresco. Es triste, pero un pueblo no educado es presa fácil para que voten por quien les da una tarjeta o una playera y cachucha.

Y como dice mi tía Eduviges de Tianguistengo: Regalos, regalos, ¡A cuántos buenos hiciste malos!

JAMM

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

¿La cuarta transformación?

Hace 3 semanas
Vladimir Galeana

Vivan los héroes que nos dieron PRI... perdón... patria... ...

Hace 3 semanas
Carlos Ramirez

El mito de la juventud de nuestro país

Hace 3 semanas
Eduardo Ruiz-Healy
Eduardo Ruiz-Healy

Con ACME o sin ACME… seguiremos igual

Eduardo Ruiz-Healy