Capital Hidalgo
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / Por Sentido común

Del Congreso y otras barbaridades

Edmundo Pineda López
Edmundo Pineda López correo2345@correo.com
Hace 10 meses
Facebook Twitter Whatsapp

E l episodio ridículo protagonizado por Cipriano Charrez Pedraza, diputado local emergido del Partido Acción Nacional (PAN), pero “enlistado” actualmente en el Grupo Universidad y en la franquicia de Movimiento Ciudadano, muestra una evidencia del deficiente nivel político que priva en la inmensa mayoría de los que detentan una curul en el Congreso local, salvo contadas excepciones.

Recordemos: casi al término de las entrevistas, aplicadas las que pretenden suceder a Rodolfo Picazo en la titularidad de la Auditoría Superior de Hidalgo, uno de los enlistados, Armando Roldán Pimentel mostró valiosos dotes taurinos, al aplicar senda faena al diputado Charrez, representante popular confrontado con la dirigencia del partido que lo hizo diputado.

Resulta que el legislador pretendió confundir a Roldán Pimentel, al formularle una pregunta que nada –absolutamente nada– tiene que ver con la función técnica de un auditor.

Como sabemos, Charrez responde hoy a los intereses de la Garza y no a los de Acción Nacional; y así es que preguntó al aspirante a la ASEH sobre la presumible afectación a las instituciones (léase UAEH), de una ley que obliga a los organismos autónomos a tener un contralor interno.

Sorpresivamente, el diputado pretendió “embestir” a un profesionista que ha dedicado gran parte de su vida a la especialización en materia fiscal, contable y de auditoría.

Con una respuesta inteligente, clara y serena, Armando Roldán Pimentel indicó al legislador que un ente de control de ninguna forma vulnera la autonomía de cátedra de la Universidad Autónoma de Hidalgo, ya que el contralor sólo estará facultado para revisar tanto la cuenta de esos organismos como el manejo y aplicación correcta del dinero público que reciben.

Nada, absolutamente nada, tiene que ver la tarea de un contralor interno con la libertad de cátedra universitaria; y mucho menos atenta contra la libre enseñanza, expresaría con firmeza Roldán Pimentel en una inteligente faena que lo llevaría a salir en hombros del Congreso y convertirse en triunfador de la tarde, al librar brillantemente las embestidas del diputado Charrez.

Así las cosas, esta semana, tras el dictamen de la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior Hidalgo; el Congreso deberá elegir al titular de la ASEH para analizar, discutir y aprobar el presupuesto estatal que en breve deberá dejar sobre la mesa legislativa la titular de la secretaría de Finanzas.

Con ello, deberán concluir las tareas en la Cámara de Diputados en este periodo legislativo; y el que viene será prácticamente de trámite, pues muchos de sus integrantes tendrán la mirada puesta no en los intereses de la sociedad que los eligió, sino al interior de los partidos y grupos de poder con la intención de acceder a espacios políticamente más rentables.

Y con miras a la renovación del Congreso en 2018, la súplica a los partidos es que eviten postular a personajes que vayan a la tribuna movidos por impulsos, cuyo instinto los podría dejar expuestos a perder sus apéndices y en una de esas hasta el “rabo”.

licpinedalopez@gmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
MÁS DE OPINIÓN

¿La cuarta transformación?

Hace 2 semanas
Vladimir Galeana

Vivan los héroes que nos dieron PRI... perdón... patria... ...

Hace 2 semanas
Carlos Ramirez

El mito de la juventud de nuestro país

Hace 3 semanas
Eduardo Ruiz-Healy
Eduardo Ruiz-Healy

Con ACME o sin ACME… seguiremos igual

Eduardo Ruiz-Healy