Capital Hidalgo
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / Por Sentido común

De nuevo el turismo

Edmundo Pineda López
Edmundo Pineda López correo2345@correo.com
Hace 3 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

La arquería, denominada por la UNESCO, como Patrimonio de la Humanidad, es una estructura que para efectos del turismo carece de infraestructura.

Eso le dije a Eduardo Baños, secretario del ramo, durante una extensa conversación que sostuve con el funcionario la tarde de este lunes.

-Si- admitió el Baños, hay mucho por hacer en los Arcos del Padre Tembleque, conocidos históricamente como los Arcos de Zempoala.

Aunque la mayor parte de la arquería se ubica en el Estado de México, en el municipio de Otumba, de este lado, es decir en Hidalgo, los consideramos como de Zempoala, toda vez que la parte más elevada, se ubica precisamente en ese municipio, donde comienza el Altiplano de Hidalgo. Y es que en julio de 2015, hace poco más de dos años, esta joya arquitectónica fue elevada por la UNESCO al rango de patrimonio mundial, al considerar el valor histórico y monumental de la obra.

Muy poco, o casi nada, pudo hacer la administración estatal anterior, pues cuando ocurrió el nombramiento, el gobierno casi preparaba sus maletas de salida, y el cierre del ejercicio sexenal.

Sin embargo, el nombramiento movió a importantes sectores involucrados con la industria sin chimeneas, lo que generó un inusual flujo de paseantes hacia las colindancias entre Hidalgo y el Estado de México.

A la par, el fenómeno de la delincuencia creció en la zona, y el robo a turistas apareció en las estadísticas que reportaban los organismos responsables de la seguridad pública.

Cuando Miguel Osorio Chong y Enrique Peña, gobernaron cada uno los estados de Hidalgo y México, el Patronato pro Conservación de los Arcos del Padre Tembleque, encontró eco para obtener recursos y proceder a la urgente restauración de la obra.

El presbítero Ángel Cerda Córcoles, seguido de la doctora Guillermina Acosta, fueron incansables en tocar puertas en el intento de buscar y lograr apoyos para la preservación del monumento.

Que los gobiernos de ambas entidades voltearan la mirada a los Arcos de Zempoala, es producto de la insistencia de estos ciudadanos. Pero en el terreno del turismo falta mucho por hacer y, entre la agenda de proyectos, hay uno que pretende crear la infraestructura suficiente, que atienda a los paseantes provenientes de distintos puntos de la república hacia ese sitio.

Sin embargo, parece que del otro lado, es decir, en Otumba, las autoridades municipales han encontrado oídos sordos a este proyecto, pues durante la gestión de Eruviel Ávila, como gobernador del EDOMEX, muy poco se hizo por el turismo en la zona.

Al reconocer en Hidalgo, que solos difícilmente alcanzarán el objetivo de detonar este polo, es necesario preparar una agenda interestatal, que sea lo suficientemente atractiva para el nuevo gobernador mexiquense.

Y es que, como anoté, el tramo más largo de la arquería está precisamente del lado de Otumba, municipio que carece de recursos para atender un proyecto así.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Edmundo Pineda
MÁS DE OPINIÓN
Por Sentido común / Edmundo Pineda López

De nuevo el turismo

Hace 3 semanas
Edmundo Pineda López
Por Sentido común / Edmundo Pineda López

Defender los Tenangos

Hace 3 semanas
Edmundo Pineda López
Por Sentido común / Edmundo Pineda López

Cerdeira, ayer y hoy junto a Fayad

Hace 1 año
Edmundo Pineda López
Por Sentido común Seguir Leyendo>
Edmundo Pineda López

Se derrotó al abstencionismo

Edmundo Pineda López