Capital Hidalgo
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Opinion / El Mundo en el que Vivimos

Con todo estamos acabando 

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 2 años
Facebook Twitter Whatsapp

No sólo son las selvas o los bosques, son todos los demás ecosistemas. Más de la mitad de los manglares, pantanos y humedales que había en el planeta han desaparecido en los últimos cien años debido a desarrollos residenciales o industriales, contaminación, apropiación y desvío de las fuentes de agua, y sobre todo a la idea que se tenía de que los humedales eran tierras inútiles, lugares inhóspitos con animales indeseables y sin valor comercial. En un sistema económico en el que todo gira alrededor del dinero, aquello a lo que no se le da valor comercial no tiene razón de ser, y los pantanos y manglares eran vistos como estorbos que había que quitar de en medio.

Esto condujo a su mal manejo, rellenado, azolvamiento, modificación y, finalmente, desaparición. Los manglares se convirtieron en vertederos de toda clase de desechos industriales y es hasta muy recientemente que hemos empezado a darnos cuenta de la gran riqueza en biodiversidad y servicios ambientales que nos proporcionan.

Sin embargo, los manglares siguen desapareciendo a una tasa promedio de 2.5 por ciento anual, lo que significa que de aquí a 30 años no va a quedar nada. México es el quinto país con mayor extensión de manglares en el planeta, pero ya perdió 65 por ciento de estos ecosistemas: únicamente le quedan 655 mil hectáreas.

Los arrecifes de coral han sido descritos como las selvas tropicales del océano. Están desapareciendo a un ritmo de dos por ciento al año; la quinta parte ya desaparecieron y la mitad de lo que queda está en peligro de desaparecer en los próximos veinte años.

El aumento de la temperatura y la acidificación de los océanos, así como la contaminación y la sobrepesca, están acabando con estas maravillas del mundo natural. Aunque sólo ocupan menos del uno por ciento del área del océano, albergan al 25 por ciento de la vida marina.

Bosques y selvas, manglares y arrecifes; con todo estamos acabando.

ALA

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS medio ambiente
MÁS DE OPINIÓN

Martí Batres Guadarrama

Hace 12 horas
Vladimir Galeana

¿La cuarta transformación?

Hace 3 semanas
Vladimir Galeana

Vivan los héroes que nos dieron PRI... perdón... patria... ...

Hace 3 semanas
Carlos Ramirez
Eduardo Ruiz-Healy

El mito de la juventud de nuestro país

Eduardo Ruiz-Healy