Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Miércoles 24 de Julio 2019

Miércoles 24 de Julio 2019

UnidadInvestigación
| | |

Alcaldes, merecen un escarmiento

Edmundo Pineda Foto Capital Media
|
03 de Noviembre 2017
|

Parece que en los municipios hay funcionarios que no entienden y que tampoco quieren entender. La revisión a las cuentas públicas de las alcaldías arrojaron nuevamente una serie de anomalías, en las que han incurrido algunos de los alcaldes en funciones.

Se trata de actividades a cargo de la Auditoría Superior de la Federación, cuyos informes, arrojaron desvíos de recursos, obras pagadas y no ejecutadas, adquisición de productos no autorizados, y otro tipo de afectaciones al erario de distintos municipios.

Para los funcionarios nombrados por Raúl Camacho, presidente de Mineral de la Reforma, las lecciones de corrupción del gobierno que le antecedió, parecen haber quedado en el olvido, y en detrimento de esa localidad hoy se vuelven a repetir.

De acuerdo con el informe de la auditoría, en esa población se detectó el pago de distintas obras correspondientes al ejercicio de 2016 y que, al hacer la revisión de campo correspondiente, los inspectores documentaron que los trabajos no fueron ejecutados. La cifra no es menor, oscila en los 77.5 millones de pesos, por los que están en problemas ediles de distintas regiones del estado.

De esa cifra, 31 millones de pesos corresponden a recursos ejercidos presuntamente mal aplicados, mientras que el resto del dinero es parte de presupuestos no ejercidos y autorizados para la ejecución de obras sociales.

Son 46 millones de pesos, que en los municipios serranos y huastecos de Tlanchinol, Tepehuacán de Guerrero y San Felipe Orizatlán debieron haber sido aplicados en una serie de programas de desarrollo para las localidades, sin embargo, tanto los alcaldes, como sus subalternos, fueron incapaces de integrar los proyectos, bajar los recursos y aplicar el dinero en obras que beneficiaran a los habitantes de esas poblaciones marginadas.

En esa lista se ubica también el presidente municipal de Huehuetla, población calificada con elevado rezago social, según las mediciones de especialistas.

De entre las frases del hartazgo social, pronunciadas en los años recientes, hay una que es clara y contundente: “si no pueden renuncien”, expresaría con enfado el empresario Alejandro Martí, al referirse a los gobernantes incapaces.

He descrito más de una vez en este espacio, que el rostro actual de los 84 municipios, es similar en muchos casos, al que estos ofrecían hace dos décadas. No me refiero a las grandes construcciones u obras de infraestructura, pienso en la obra social, en la denominada “obra pequeña”, la que sigue haciendo falta en las más de cinco mil comunidades con las que cuenta Hidalgo.

Y pese a ello, prevalece la ineptitud de los gobiernos municipales y el descaro en el manejo del dinero público. Ojalá y que las sanciones de la Auditoría Superior de la Federación sean lo suficientemente duras y públicas, para que ningún funcionario olvide que la honestidad, además de ser virtud, es responsabilidad obligada de todo servidor público.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Llega al Congreso paquete presupuestal 2019 [Leer más]

Mercado de Pachuquilla permanece aún en remodelación [Leer más]

Pachuca alista la Expo Feria del Suéter [Leer más]

Montan operativo guadalupano en La Villita [Leer más]

Recomendados