Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Viernes 22 de Febrero 2019

Viernes 22 de Febrero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Pasado por agua, debate presidencial

Cuartoscuro Foto Capital Media
|
23 de Abril 2018
|
La lluvia inhibió descalificaciones de los espectadores que rieron con los candidatos

D. ESCOBAR / J. CHAPARRO/ J. PÉREZ DE LEÓN

Desde una invitación al Papa para dialogar para lograr la paz en el país, hasta cortarle las manos a quien se atreva a robarle a un mexicano, los contendientes provocaron algunas expresiones de asombro y más risas que convencimientos, al menos en la Plaza Tolsá donde el público fue testigo de un primer round, pasado por agua, entre los aspirantes a la primera magistratura del país.

No se trató solamente de réplicas y contrarréplicas, aspecto novedoso en un debate; la parte humana de uno de los candidatos, de manera abrupta se dejaba oír, con el secuestro y asesinato de los hijos de “El Bronco”.

Era el inicio de la guerra al interior de Palacio de Minería contra el rival que aventaja en las encuestas. Los embates contra el abanderado de Morena se dejó sentir desde el inicio, Jaime Rodríguez, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, iniciaron el ataque.

Antes de que iniciara el debate, cerca del Palacio de Minería, un grupo de personas se manifestó contra López Obrador, mostrando pancartas con la leyenda “AMLO, la CDMX ya decidió, ‘te vas a la chingada’”; cuando comenzó a llover, se dispersaron.

Margarita Zavala tomó su turno hasta cumplidos 20 minutos para dar sus propuestas para defender a todo el México, incluso de los mexicanos mismos, pues entre ellos hay delincuentes.

Zavala Gómez del Campo utilizó varios de los contados minutos que le correspondían a responder todas las críticas al gobierno de su esposo Felipe Calderón y, sin embargo, fue la única que no llegó del brazo de su cónyuge.

“El Bronco” fue el primero en destacar este hecho como un error, al sugerirle no usar su tiempo en defensa del expresidente: “Margarita, ahora tú eres candidata independiente”, además de recordarle que, como tal tiene el compromiso de darle voz a los ciudadanos.

La lluvia fue intermitente entre las intervenciones de los candidatos, paró y regresó cuando entre el panista y la expanista se confrontaban, algo en el ambiente se inclinaba por las propuestas para mantenerse tranquilo, al momento de enfrentamientos recaía la lluvia y el frío sobre los comunicadores.

En diferentes momentos, los moderadores, Sergio Sarmiento, Azucena Uresti y Denise Maerker, tuvieron que interrumpir a los candidatos, o fue reducido el audio de sus micrófonos, cuando se acabó su tiempo para hablar.

Al igual que a su llegada, media hora antes de su turno, Rodríguez Calderón, “se vio listo” y colocó una pancarta en su pedestal con su mote y su Whatsapp que desde gobernador lo pone disposición de la ciudadanía a in de “garantizar cercanía”.

Según las autoridades del Instituto Nacional Electoral es válido utilizar material impreso durante el ejercicio democrático; lo cierto es que la estrategia de marketing del neolonés rebasó la imaginación de los cuatros equipos de sus contrincantes.

Uresti preguntó al “Bronco” si había mentido, porque dijo que terminaría su periodo de gobierno en Nuevo León, y no lo hizo. El candidato aceptó: “lo estoy afrontando y estoy pagando las consecuencias”.

Tampoco faltaron los chistes malos ni los pastelazos. Ricardo Anaya mostró una fotograífa, en la que aparece Meade y junto a él el exgobernador de Chihuahua, César Duarte, acusado de corrupción, partiendo un pastel.

“¿De qué tamaño fue la rebanada de pastel que te tocó?”, le dijo Anaya a Meade.

Al bajar la intensidad de la lluvia y el frío viento no amainaron ni las porras ni las matracas, lejos, el debate pasaba a segundo término, no les llegaba el audio ni se enteraban de los señalamientos adversos y ataques a su candidato, pero los vítores llegaban sí a la Plaza Tolsá.

A menos de media hora de concluir el debate, las porras decayeron, se replegaron y fue justo al finalizar el debate cuando los ánimos de nuevo se caldearon: se reagruparon y formaron una masa que rodeó a los lopezobradoristas, la policía intervino y se plantó en medio de los bandos para evitar enfrentamientos, la acción disuasiva tuvo efectos: se retiraron pero volvían los gritos de “¡Anaya! Anaya!”.

A las 22:00 horas la lluvia cesó y también concluyó el debate entre los contendientes a la presidencia de la República, los gritos detrás de las vallas continuaron hasta que se fue cada uno de los cinco candidatos.

Primero se fueron los seguidores de López Obrador, luego los antorchistas ocuparon cada espacio, pero bastó una orden de sus dirigentes y en pocos minutos no quedó ni uno de ellos, unos se fueron al metro, otros caminaron por la Alameda Central y se perdieron, al final sobre Eje Central y Tacuba volvió la calma.

Instantes antes de terminar el debate, Andrés Manuel López Obrador, tomó sus cartulinas y se alejó sin despedirse de sus contrincantes y abandonó el escenario montado para el debate.

Los candidatos abandonaron a toda prisa el lugar, primero se fue Margarita, luego Anaya y López Obrador, el Bronco y Meade, eligieron otra ruta, todos se dicen ganadores, imposible pensar en la postura contraria.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Más notas

Tuzobús, entre conflictos: Semot [Leer más]

Frenar recorte a estancias: PRD [Leer más]

Entrega Fayad apoyos en la Huasteca [Leer más]

Hidalgo aún no cuenta desaparecidos tras explosión en ducto [Leer más]

Recomendados