Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Viernes 19 de Julio 2019

Viernes 19 de Julio 2019

UnidadInvestigación
| | |

Padecen dreamers desequilibrio emocional tras regresar al país

Edén Torres Foto Capital Media
|
01 de Junio 2017
|
De acuerdo con autoridades, en su desesperación, algunos deportados han incursionado en actividades ilícitas

Al retornar a su país, los dreamers, hijos de migrantes mexicanos nacidos en Estados Unidos, enfrentan un “desequilibrio emocional”, pues las condiciones urbanas, económicas, sociales y de educación no son las mismas en México, por lo que no “se hallan”, afirmó el presidente del Consejo Supremo Hñahñu, Luis Vega Cardón.

El funcionario indicó que de acuerdo con casos de migración registrados en el Valle del Mezquital, la problemática se presenta cuando abandonan el país muy pequeños y al regresar a su comunidad se enfrentan a situaciones adversas.

“Aprendieron otra forma de convivencia, otra cultura y cuando tuvieron la necesidad de regresar a sus casas, ya sea deportados, a estudiar, o por alguna urgencia familiar, no se hallan y empieza el desequilibrio emocional”, aseguró.

Indicó que no sólo en nuestro país padecen estos problemas, pues en Estados Unidos “no los quieren o viven con la añoranza de reencontrar a su familia, allá son extraños y al final no son ni de aquí ni de allá”.

Vega Cardón subrayó que, en el contexto del desequilibrio, el sentirse extraños en su propio país, y las condiciones económicas generan “un conflicto grave y muchos (migrantes) se enfocan a actividades no legales, no lícitas, hay casos”.

Sin embargo, el lado positivo del fenómeno de la migración es el recurso que se recibe por concepto de remesas, así como el empoderamiento de las mujeres, ya que al quedar como cabezas de familia deben “abrirse espacios” ante la ausencia de la figura paterna.

“Con las remesas se construyen edificios públicos, calles. Ahora con el programa 3X1 Migrante empezamos a pagar hasta colegiaturas”, con lo que se aporta al desarrollo económico de la región.

Recordó que en el Valle del Mezquital el fenómeno migratorio comenzó en las décadas de 1970 y 1980, se masificó en la de 1990 y a partir del 2000 se fue a la baja.

Recordó que, ante la falta de la presencia paterna, “había puras mujeres jefas de familia que empezaron a trabajar como delegadas municipales, dentro de lo negativo, resulta favorable porque abrieron espacios para ellas”.

Finalmente, reconoció que la migración origina desintegración familiar pues “hubo separaciones, inclusive hay casos registrados en que la esposa satisfacía necesidades fisiológicas, pero los esposos nunca se enteraron, los niños crecieron sin acompañamiento de la figura paterna”.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Llega al Congreso paquete presupuestal 2019 [Leer más]

Mercado de Pachuquilla permanece aún en remodelación [Leer más]

Pachuca alista la Expo Feria del Suéter [Leer más]

Montan operativo guadalupano en La Villita [Leer más]

Recomendados