Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Viernes 19 de Julio 2019

Viernes 19 de Julio 2019

UnidadInvestigación
| | |

“Las Rosas Rojas”, asistencia que se convierte en familia

Han formado a menores por 38 años. Foto: Especial Foto Capital Media
|
19 de Octubre 2016
|
Se sienten orgullosos porque han logrado prepararlos y educarlos como hombres y mujeres de bien

El padrino”, como todos lo conocen, es un ser peculiar, amoroso y protector que encontró en la posibilidad de ayudar a niños desamparados o en estado de orfandad la mejor forma de retribuirle a la vida todas las bendiciones y éxitos que le ha brindado a lo largo de su existencia.

Convencido está que apoyar a estos pequeños brindándoles alimentación, vestido, habitación, servicio médico, instrucción escolar y demás cuidados integrales ha hecho de la casa-hogar “Las Rosas Rojas”, una hermandad que se traduce en un familia numerosa.

Lo que para muchos es una institución de asistencia privada, que a través de “Ciudad de los niños” (ubicada en Tizayuca que alberga actualmente a 48 niños internos y 170 de medio-interno), para él es un hogar en el que junto a Alicia y los padres de ella han cuidado por más de 38 años a decenas de menores de los que hoy platican y se sienten orgullosos porque han logrado prepararlos y educarlos como hombres y mujeres de bien, algunos de ellos profesionistas destacados y la mayoría excelentes padres y madres de familia.

“El padrino” recuerda que en 1977, el entonces gobernador de Hidalgo, Jorge Rojo Lugo, expropió las tierras para fundar “Las Rosas Rojas”, y que fue el 25 de agosto de 1978 cuando asistió a la inauguración de las instalaciones de la casa hogar que consta de dormitorios para 200 camas, baños, regaderas, cocina, comedor, lavandería, oficinas, canchas deportivas y amplios espacios que en ese entonces albergaron a 180 niñas y niños en situación de orfandad.

En febrero de 1988 se construyó dentro de los mismos terrenos de la institución la escuela primaria “José Guadalupe Aguirre Rodríguez”, dando inicio de funciones en septiembre de 1993 para beneficio de niños internos y de medio-interno que son de familias de escasos recursos.

Hoy los servicios académicos se han incrementado con un jardín de niños que consta de dos grupos, mientras que aquellos que egresan de la primaria y desean continuar con sus estudios (secundaria, bachillerato o universidad) tienen que salir y buscar opciones educativas de las que la institución se hace responsable y solventa.

“Estos esfuerzos no son en vano, prefiero costear y apoyar para que los adolescentes que están en este lugar se conviertan en profesionistas y decidan hacer su vida como cualquier hijo de familia, a que estos chicos sean entregados en adopción o devueltos a sus familias, porque esas historias no siempre tenido un final feliz”.

Aquí tenemos niños desde los dos años y jóvenes de 27 que ya son profesionistas; cada cumpleaños son festejados por su gran familia, las chicas han tenido su fiesta como cualquier quinceañera, los llevamos a paseos recreativos.

En Navidad, desde hace 40 años yo me visto de Santa Claus y les entrego un obsequio, pero a mis 80 años sólo algo me preocupa, ¿qué pasará con mis niños cuando yo ya no esté? ¿Quién dedicará el tiempo y la economía para que este lugar siga dando amor, cariño y atención a todos estos niños que han sufrido maltrato, desamor, violencia y hasta desprecio y que sólo quieren sentirse queridos, respetados y amados?”, sentenció “El padrino”.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Libre, sacerdote de Ciudad de los Niños [Leer más]

Se metió a la casa de su suegra sin permiso [Leer más]

“Las Rosas Rojas”, asistencia que se convierte en familia [Leer más]

Recomendados