Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Miércoles 16 de Enero 2019

Miércoles 16 de Enero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Familias temen por sus empleos y piden reapertura de Tridente

Especial Foto Capital Media
|
01 de Febrero 2018
|
Los trabajadores se comprometen con la población para actuar en apego a las normas

Cientos de familias del municipio de Tizayuca, aseguran que su economía se ha visto afectada severamente desde hace cuatro meses que se suscitó el accidente en la empresa Agroquímica Tridente, localizada en la comunidad de Tepojaco, ya que la clausura de esta industria ha afectado no sólo a los trabajadores directos de la misma, sino también a todas aquellas personas que de manera indirecta también prestaban algún servicio para la fábrica o para sus empleados.

Son cerca de 150 familias, las que han visto afectada su economía, aseguraron trabajadores de esta empresa, quienes dijeron que día a día ellos y sus familias se enfrentan a la incertidumbre de no saber qué pasará con sus empleos y, por lo tanto, con la estabilidad económica de sus seres queridos.

Por ello, los trabajadores solicitan a la gente que se opone a la operación de Tridente y a las autoridades involucradas en su reapertura, se pongan en sus zapatos y entiendan que como cabezas de familia necesitan su fuente de empleo, ya que tienen deudas, compromisos y como todos, merecen el bienestar que esta empresa les proporciona.

“Lo que más deseamos, es que a la empresa le den luz verde las autoridades para que pueda volver a operar, pues de ello depende el bienestar de todos los que trabajamos aquí y el de nuestras familias” dijeron.

Agregaron que “Mientras no se permita la reapertura de la planta, todos los trabajadores y nuestras familias vivimos con preocupación e incertidumbre, porque es nuestra fuente de trabajo y nuestro ingreso económico de eso, además de que ya no percibir ingresos que nos ayudaban bastante, como son los bonos de puntualidad, las horas extras, el seguro de vida y de gastos médicos que nos han sido cancelados”, indicaron.

“Nosotros somos padres de familia; nos preocupamos por la salud y bienestar de nuestros hijos y esposas, jamás apoyaríamos a una fuente de trabajo que perjudicara a los nuestros o nuestro entorno. El trabajo que realizamos y los materiales de producción que manejamos están bajo estrictos controles, normas de calidad y seguridad. Los riesgos que corremos como trabajadores y que la ciudadanía puede enfrentar, son mínimos; como en todo, y hasta en nuestras propias casas, puede presentarse una eventualidad, pero como se demostró durante el incidente ocurrido, estamos capacitados y preparados para actuar con prontitud y así minimizar los daños de manera inmediata”, aseveraron.

En consecuencia, los trabajadores solicitaron a las autoridades, ciudadanía e instancias involucradas en la reapertura de Tridente, escuchen su postura y sea tomada en cuenta en esta importante decisión, la cual impacta directamente en la economía de las familias y en el desarrollo de la región.

Ellos, reconocen que de volver a operar la empresa, esta tendrá el compromiso y responsabilidad social de que las medidas de prevención serán más estrictas y se incrementarán, pues en sus manos está la seguridad de sus empleados, de la ciudadanía y de su propio patrimonio.

Expresaron que ellos como trabajadores, también se comprometen con toda la población para actuar de manera estricta en apego a lo que indican las normas, porque quieren aportar su granito de arena en el desarrollo de la región, pero principalmente en el cuidado de su entorno y el de sus familias.

Cabe destacar que la empresa Tridente contempla un proyecto de expansión, el cual generará empleos seguros para la población y la economía de muchas familias de esta zona de Hidalgo será beneficiada.

Entre los trabajadores entrevistados, destaca uno que es de los más preocupados, Pablo Pérez, quien lleva laborando en esta industria casi 38 años, tiempo que lo coloca como el empleado con mayor antigüedad, y es él quien asegura que Tridente es una empresa con 52 años de experiencia que se ocupa en la capacitación de su personal de manera periódica y constante.

“Todos los que ahí laboramos conocemos cómo reaccionar de manera inmediata ante un incidente; esto, para salvaguardar la integridad física de los compañeros y de la gente”, indicó.

Pablo Pérez, de origen hidalguense y habitante de la comunidad de Tepojaco, señaló que en los casi 40 años que tiene trabajando en Tridente, jamás se ha vivido una circunstancia como la del pasado mes de septiembre del 2017, fecha en que se registró una explosión dentro de las instalaciones de la planta.

Sin minimizar lo acontecido, aseguró que fue un caso extraordinario, ya que no es algo que pase regularmente ni que tenga que preocupar a la ciudadanía.

“Como trabajador de esta empresa, a lo largo de muchas décadas he constatado que nos cuidan en todos sentidos. Ningún compañero ha sufrido daño a su salud, yo estoy sano, y los habitantes de la comunidad tampoco deben alarmarse”, afirmó.

Los empleados explicaron que se atreven a decir lo anterior, porque a ellos les consta que Tridente es una empresa seria, responsable, con experiencia en su ramo y añadieron, porque hay mucha desinformación y eso hace que la gente crea cosas que no son ciertas y que desprestigia a la empresa.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Arranca Tizayuca programa de empleo comunitario [Leer más]

Coloca secretaría del Trabajo a 25 mil en empleos formales [Leer más]

Pobladores dudan que Santa Lucía beneficie a Tizayuca [Video [Leer más]

En marcha operativo de seguridad por Día de Muertos en Tizay [Leer más]

Recomendados