Capital Hidalgo
PUBLICIDAD
Martes 19 de Febrero 2019

Martes 19 de Febrero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Falla geológica obligará a mudar comunidades

A las familias les entregará un espacio de 500 metros cuadrados para ubicar una casa de concreto. / foto: Especial Foto Capital Media
|
15 de Diciembre 2017
|
Las comunidades de Zacuala e Ixcotla, además del peligro mantienen un rezago en servicios básicos

Pese a que el ayuntamiento de Molango de Escamilla carece de un Atlas de Riesgo para identificar las zonas de peligro ha detectado comunidades que tendrán que ser reubicadas ante la amenaza de un desgajamiento o debido a que se localiza una falla geológica en la región.

Se trata de las comunidades de Zacuala e Ixcotla, que además del riesgo en los que viven las familias, desde hace muchos años mantienen un rezago en servicios básicos, así como de padecer infraestructura carretera, admitió Raúl Lozano Cano, presidente municipal.

“La comunidad de Zacuala se encuentran ubicada en una ladera donde los riesgos son inminentes por los derrumbes que puedan existir y por la zona propiamente, ya que existe una falla geológica en toda la región”, advirtió.

Asimismo dijo que en otra comunidad “que estamos recuperando que se encuentra en esa misma situación, es Ixcotla que fue afectada por el desgajamiento de un declive que ocasionó daños en infraestructura”, señaló.

El alcalde, precisó que el ayuntamiento realizará la firma de convenio con Minera Autlán empresa productora y comercializadora de diversas clases de minerales de manganeso y ferroaleaciones ubicada en la demarcación para que la empresa quien otorgue los terrenos, y allí se ubiquen las viviendas.

Dijo que de este modo se ubicarán un total de 13 viviendas de Zacuala lo que representa un promedio de 40 familias que serán reubicadas a la comunidad de Naupa en Molango por considerarse zona de alto riesgo.

Lozano Cano informó que a las familias se les entregará un espacio de 500 metros cuadrados, donde se ubicarán una casa de concreto, con todos los servicios básicos, agua, electricidad y alcantarillado, mismo que proyectó que el siguiente año se edificará la casa muestra.

Aunado a ello, comunicó que los beneficiarios se les repondrán sus terrenos; es decir, si contaban con dos o tres hectáreas se les restituirá su predio.

El munícipe puntualizó que han avanzado en un 60 por ciento las negociaciones con los vecinos afectados, ya que dijo se ha frenado las firmas debido a que algunas familias no cuentan con sus documentos.

“Primero tenemos que regularizar sus escrituras porque fueron donaciones de abuelos y bisabuelos por ello, no tienen algo que los acredite para que puedan ingresar al programa”, detalló.

Comentó que el ayuntamiento apoyará en un 20 por ciento para la construcción de viviendas, mientras que el resto será aportación de la empresa Minera Autlán.

El presidente municipal explicó que la topografía de la región es montañosa, en donde se asentaron rancherías que iniciaron con la urbanización en esta zona desde hace muchos años y se extendieron sin tener algún requerimiento técnico que les pudiera explicar que esos lugares además de difícil acceso son peligrosas.

En este sentido, comentó que el ayuntamiento tramitó el Atlas de Riesgo y proyecto que para el próximo año tengan el documento, el cual permitirá identificar y tener un panorama amplio y certero de las zonas peligrosas de la demarcación.

Informó que el documento para su elaboración tendrá un costo aproximado de un millón de pesos.

Aunado a ello, comentó que buscarán recuperar dos espacios que el gobierno estatal adquirió, de los cuales se les hizo entrega de uno, por lo tanto, el año siguiente iniciarán con la urbanización para ubicar las primeras 30 viviendas.

“A través del jurídico del estado nos están apoyando para que recuperamos un terreno para poder colocar a las comunidades de Zacuala e Ixcotla”, precisó.

Asimismo, dijo  que en la cabecera municipal principalmente en algunos barrios se han detectado que están ubicados en sitios peligrosos.

Por otra parte, enfatizó que el municipio tiene 11 mil 500 pobladores, por lo tanto el recurso para obra pública asciende a 10 millones 800 mil pesos.

Destacó que una de las obras de más impacto durante este año es la construcción de la línea de agua potable en la cabecera municipal, para la cual se inyectó un presupuesto de 5 millones de pesos

“En tiempo de sequía carecemos de mucha agua, y pretendemos con eso minimizar esta problemática, hasta el momento estamos a un 80 por ciento de la obra por concluirla”, señaló.

“Con base a lo que hemos gestionado tenemos un promedio de gasto de 22 millones de pesos, lo hemos repartido en diferentes obras”, resaltó.

Detalló que además de la conducción de agua potable han realizado obras de infraestructura social principalmente alcantarillado, drenaje y agua potable en todas las comunidades.

“Hicimos una repartición equitativa en las 25 comunidades y eso nos dio la apertura que A través de Sedesol nos invitaran a un reconocimiento por el buen manejo del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS)”, avisó.

No obstante, señaló que de las 25 comunidades con las que cuenta el municipio, 5 de ellas aún carecen de los servicios básicos principalmente de alcantarillado y drenaje, además aseguró que el cien por ciento de las comunidades tienen acceso a la electrificación.

Finalmente, proyectó para el siguiente año un presupuesto de egresos de 42 millones de pesos, aunque comentó esperan ejercer 15 millones de pesos más que les entregarán por las participaciones de recaudación de impuestos del año pasado y el anterior.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Llega al Congreso paquete presupuestal 2019 [Leer más]

Mercado de Pachuquilla permanece aún en remodelación [Leer más]

Pachuca alista la Expo Feria del Suéter [Leer más]

Montan operativo guadalupano en La Villita [Leer más]

Recomendados