Capital Hidalgo
Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital =
Fairphone
Capital México

Fairphone con menos huella ambiental

SEGUIR LEYENDO V
Fairphone con menos huella ambiental Por Capital Digital Hace 7 meses

Rainer Müller es un programador suizo a quien le preocupa el medio ambiente y las condiciones sociales en las que se fabrican los productos que consume. Un tiempo viajó a México, cuando fue activista en una organización de derechos humanos.

Rainer, a sus 46 años, tenía una preocupación pendiente: no quería comprar un celular carísimo a una marca global que no respetara las reglas del comercio sustentable.

Su viejo smartphone no daba para más y, para colmo, la batería se agotaba rápidamente. “Siempre tenía que estar conectado a una fuente eléctrica, ¡era absurdo llamarlo teléfono móvil!”, bromea.

Fue la oportunidad que esperaba. Sus amigos le hablaron de un “teléfono diferente”, el Fairphone, de iniciativa holandesa y cuya primera versión salió al mercado en 2013. Se lo mostraron y se convenció.

Es modulable, es decir, sus principales componentes se pueden desmontar fácilmente y comprar por separado.

Comunicación responsable

La existencia del Fairphone responde a una necesidad ecológica: tan solo en la última década se fabricaron más de 7 mil millones de smartphones, muchos de los cuales terminarán en la basura, después de apenas unos cuantos años de uso.

“Los fabricantes de celulares están generando un daño medioambiental masivo y condiciones de trabajo catastróficas debido a sus dispositivos de corta duración”, señaló Manfred Santen, investigador del departamento de materiales tóxicos y tecnología de Greenpeace.

Los desafíos

El Fairphone, por más contradictorio que parezca, se produce en China, ya que, afirman los representantes de la marca, fue imposible por cuestiones de costo trasladar la fábrica de ensamblaje a un país de Europa del este, como querían.

Aun así, aseguran que las compañías chinas con las que trabajan fueron elegidas según criterios de responsabilidad social.

Llegado este punto, hay que ser realistas: comprar un Fairphone es una acción militante, social y ecológica; no está destinado a un consumidor ávido de nueva tecnología y atrapado por la moda.

Y es que a pesar de su nobleza e indiscutibles ventajas, es difícil concretar proyectos como el Fairphone y, aun más, alcanzar el éxito comercial.

La otra gran iniciativa de “teléfono justo” es PuzzlePhone, un dispositivo también modular con una promesa de vida de 10 años, creado por la empresa Circular Devices.

No obstante, pese a los reconocimientos que recibió, el nuevo teléfono inteligente no pudo salir al mercado a finales de 2016 por falta de fondos.

MÁS ESPECIALES
Buen fin... para el SAT
Hace 3 días
Quelites y guajes desconocidos por millennials
Hace 1 semana
Se habla español: 577 millones alzan su voz al mun ...
Hace 2 semanas